EL CASTILLO DE IRÁS Y NO VOLVERÁS (cuento en prosa) (Diario Sur) (+7)

Érase una vez un pescador con tan mala suerte que cada vez que lanzaba sus redes a la bahía de Málaga, ya fuera levante, poniente o terral, las sacaba vacías. Su mujer lo esperaba siempre con el mismo lamento:
-¡Ay!, cariño, cariñito mío, ¿qué vamos a comer hoy?
Una mañana, de esas en que el sol parece brillar con más fuerza y el cielo está muy azul, Patricio, que así se llamaba el  pescador, echó sus redes al agua…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *