La astronauta Analía

Dos profes de Literatura Infantil de Magisterio me escucharon cantar en un encuentro con lectores. Me pidieron que colgara mis canciones en la página, como recurso para maestros y monitores, y divertimento para los más pequeños. Le eché valor y… aquí estoy, cantando para vosotros. Siento no hacerlo todo lo bien que fuera deseable, pero… ¡es por una buena causa!
Si quieres escuchar la canción y cantarla conmigo, pincha aquí:
El viaje de Analía
A la astronauta Analía
le encanta la astronomía.
Viaja con traje espacial
al espacio sideral.
Ve que el Sol es una estrella
-ni más grande ni más bella-.
Alrededor, los planetas
dan muchas vueltas completas.
Mercurio corre un montón.
Es, además de molón,
el que más rápido gira.
¡Se marea el que lo mira!
Venus siempre está cubierto
de un manto de nubes. ¡Cierto!
Aléjate, no es pamema,
del planeta que más quema.
En la Tierra, nuestro hogar,
planeta con luna y mar
y más veloz que un cohete,
se vive de rechupete.
La nave se acerca, ¡ojo!,
a Marte, el de color rojo.
Analía grita y salta:
¡su montaña es la más alta!
 ¡Qué aventura alucinante!
Es Júpiter un gigante
más grande que los demás,
por delante y por detrás.
En el paseo diurno
le toca el turno a Saturno.
Tiene  anillos y se mueve
con sus lunas, ¡diecinueve!
Y como aún es temprano,
Analía llega a Urano,
que es de color azulado
y queda justo allí al lado.
Ve Neptuno. Sin remedio,
tarda más de siglo y medio
en darle la vuelta al Sol.
¡Si parece un caracol!
Este viaje es un sueño.
Plutón, tan frío y pequeño,
un planeta enano es,
del derecho y del revés.
 Hoy la astronauta Analía
regresa a casa de día.
Ha llegado a su final
esta excursión sideral.
                  Carmen Gil
cohete

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *