LA GIGANTA CEREZA (cuento en verso) (Planeta-Oxford) (+5)

A la giganta Cereza,

famosa por su tamaño,

le anidan en la cabeza

cuatro gaviotas por año.

 

Se le esconden en el pelo,

detrás de la coronilla,

dos angelitos del cielo

que juegan al pilla-pilla.

 

Un jilguero y su pareja,

para peinarse el plumaje,

se le posan en la oreja,

justo en mitad de su viaje.

 

Una bruja con su escoba,

que vuela alegre y feliz

desde Australia a Terranova,

hace escala en su nariz.

 

Y lo más alucinante:

en el hombro ha aterrizado

un gran platillo volante

con un marciano morado.

 

Recibe muchas visitas.

La giganta, sin embargo,

suspira la pobrecita,

pues todas pasan de largo.

 

(Incompleto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *