El poder de la risa

El poder de la risa

 

El duende del hospital

hace reír al personal,

familiares y pacientes

con sus chistes ocurrentes.

 

¿A este ciempiés qué le pasa

que sale tarde de casa?

Pues que dedica un buen rato

a atarse tanto zapato.

 

¿Sabéis qué dijo una vez

bajito un pez a otro pez

en la mar fría y salada?

Nada, nada, nada, nada.

 

Y siguen sus disparates…

¿Por qué esos libros de Mates

no parecen muy contentos?

¡Tienen problemas a cientos!

 

Llevan dos gatas de angora

ladrando más de una hora

desde encima de las lomas.

Están aprendiendo idiomas.

 

Era una mujer tan chica

que se subió a una canica

y gritó con poderío:

“Fijaos, el mundo es mío”.

 

¿Qué le dijo un avellano,

a un naranjo y un manzano

que tenía a los dos lados?

Nos han dejado plantados.

 

Este duende con camisa

sabe bien que, aunque la risa

no es producto farmacéutico,

tiene poder terapéutico.

                                                     (Carmen Gil)

 
                                   DIBUJOS PARA COLOREAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *