VERSOS PARA EL CONFINAMIENTO

¡ESTAR EN CASA ES GENIAL!

Hoy me ha contado al oído
Dorotea, la giganta,
que estar en casa le encanta:
¡es requetedivertido!

Por mucho tiempo que tenga,
en casa nunca se aburre.
Si discurre, se le ocurre
un quehacer que la entretenga.

Leer le gusta un montón
y vive, con sus lecturas,
trepidantes aventuras
sin moverse del sillón.

Leyendo, un día es pirata.
Otro, caballera andante
o hada madrina novata,
que encanta al que esté delante.

Y se recorre el pasillo
rugiendo sin ton ni son,
como si fuera un dragón
en el foso de un castillo.

Dori se lo pasa pipa.
Para alejar sombras tristes,
se ríe, contando chistes,
hasta dolerle la tripa.

Le chifla inventarse bromas.
Dice que rebuzna el gato,
y relincha el perro un rato,
porque practican idiomas.

Continúa entusiasmada:
“¿Sabéis qué dijo una vez
bajito un pez a otro pez?:
Nada, nada, nada, nada”.

Y tras tanto disparate,
hace una tarta exquisita,
que sabe a gloria bendita,
de galleta y chocolate.

Aplicando ingenio y maña,
se fabrica la giganta,
con tres sillas y una manta,
una tienda de campaña.

Con la linterna en la mano,
durante más de una hora
juega a ser exploradora
en un paraje lejano.

Usa cajas de cartón,
para hacerse una careta.
También una marioneta,
una torre y un camión.

Esta giganta especial
nos cuenta de corazón
que, con imaginación,
¡estar en casa es genial!

Y para que Dorotea
lo siga pasando bien,
seguro que tú también
puedes darle alguna idea.
(Carmen Gil)

Un comentario en «VERSOS PARA EL CONFINAMIENTO»

  1. excelente poema, bueno para compartir con los niños en casa y colocarlos a escribir los de ellos.
    gracias por compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *